sábado, 21 de junio de 2014

BROWNIE DE OREO


    ¡ Se acabó el coleeeeeee !

    Ayer viernes fue el último día de clase, y mis hijos llegaron a casa con una sonrisa de oreja a oreja: TODO APROBADO ! Y además con muy buenas notas !!! Así que ahora a disfrutar de unas merecidísimas vacaciones..... yujuuuuuuu

    El mayor, Mateo, pasa para 3º de la ESO. Lucía, la pequeña, deja primaria, se va al instituto en el que ya está su hermano a empezar 1º de la ESO. Madre mía, ya tengo en casa a dos chicos de instituto..... dos "aborrescentes"!!! Paciencia ven a mí......

    A mis hijos, como a la mayoría de los niños, les gusta el chocolate. A Lucía le encanta, le da igual que sea en tableta, crema, galleta, bizcocho, cereales.... si hay chocolate ya no ve más allá ! A Mateo le gusta, pero puede pasar sin él. Prefiere merendar un buen bocata de jamón, jajajjaa.
    Pero hay algo chocolateado que les pierde a los dos. Algo que hasta para mi hijo está por encima del bocata. Algo que en cuanto lo ven, los dos saltan de alegría: EL BROWNIE !
    Así que ayer lo tuve claro, con esas notazas de fin de curso, se merecían su merienda preferida.
    Normalmente hago el BIKIBROWNIE ( para verlo  PINCHAR AQUÍ ), pero esta vez les hice el de Oreos, que también les gusta mucho.
    La receta la publicó Pam, de www.unodedos.com , en www.directoalpaladar.com ( podéis verla pinchando AQUÍ ) y es una versión de la receta del libro de Lorraine Pascale "Baking made easy".
   Es un brownie muy jugoso, con un interior casi de masa cruda. La verdad es que el contraste de ese interior blando, con el crujiente de los trocitos de galleta, le queda genial.
   
    A los amantes del chocolate os va a encantar. Y si sois fans de las Oreo, ya ni os cuento ! Así que venga, vamos a encender el horno.

INGREDIENTES:

- 165 grs. de mantequilla.
- 200 grs. de chocolate negro especial postres.
- 3 huevos L.
- 2 yemas.
- 80 grs. de azúcar blanco.
- 80 grs. de azúcar moreno.
- 1 cucharada de esencia de vainilla.
- 30 grs. de harina.
- 15 grs. de cacao en polvo Valor.
- Una pizca de sal.
- 150 grs. de galletas oreo mini.

PREPARACIÓN:

- Derretimos la mantequilla con el chocolate en el micro o al baño maría. Reservamos.
- Mezclamos la harina, el cacao y la sal, tamizamos y reservamos.
- Apartamos unas pocas galletas para la decoración, y las otras las rompemos en trocitos. Reservamos.

- En un bol batimos los huevos, las yemas, el azúcar blanco y el azúcar moreno, hasta que la mezcla blanquee y duplique su tamaño.
- Añadimos la esencia de vainilla y mezclamos.
- Añadimos lentamente la mezcla de mantequilla y chocolate, batiendo a poca velocidad, para que la mezcla no pierda volumen.
- Incorporamos la mezcla de harina y cacao con movimientos envolventes.
- Añadimos los trocitos de galleta y mezclamos.
- Volcamos la mezcla en un molde cuadrado untado con mantequilla. Yo usé uno de IKEA de 21x19 cm.
- Decoramos con las galletas reservadas.
- Horneamos unos 35-40 minutos a 180ºC.

    Ya veis, mis hijos ayer han merendado de lujo.
    La verdad es que ellos se merecen muchas meriendas como ésta, porque son un amor.
    Espero que no cambien y sigan siendo unos buenos estudiantes como hasta ahora. Y lo más importante, que sigan siendo las buenas personas que son !

    Bicos, Gaby.

miércoles, 18 de junio de 2014

BOLITAS DE MELÓN EN ALMÍBAR DE OPORTO




    Es tiempo de melón. Fruta de verano, fresca, dulce, jugosa.... uuummmm

    Yo en invierno como poca fruta, lo confieso. Me aburro de las manzanas, peras y plátanos. Hay días que la única fruta que tomo, es el zumo de naranja del desayuno. Lo sé, mal, muy mal !
    Pero es llegar la primavera y el verano y la cosa cambia. Fresas, cerezas, melón, sandía, y todas las maravillosas frutas de hueso: albaricoques, peladillos, ciruelas, melocotones..... me encantan ! Entonces si que tomo fruta a diario, varias piezas, y me hago unos deliciosos batidos como los que podéis ver AQUÍ .
 
    Hoy os traigo una receta fresquita que combina la fruta con un poco de licor, que siempre le da una chispita de alegría. El licor es un Oporto blanco. Los Oportos más conocidos son los tintos, en sus variedades Ruby o Tawny. Pero a mí, para aromatizar algún postre, me gusta más el blanco, porque es más suave y con menos contenido alcohólico.


    Así que ya sabéis, si nunca habéis probado este rico vino portugués, os animo a que en vuestra próxima visita al país vecino, os compréis alguna botella. Os aseguro que merece la pena !
    Y si nunca habéis ido a Portugal, os lo recomiendo. Yo soy una enamorada de ese maravilloso país, al que he ido muchas veces. Claro que yo lo tengo fácil, los gallegos tenemos la suerte de tenerlo cerca !

     Y ahora vamos con la receta, que es bien sencilla, e ideal para tomar un caluroso día de verano.

INGREDIENTES:

- 1 melón de 1´5 kg. o medio melón si es grande.
- 1 litro de agua.
- 300 grs de azúcar.
- Medio limón.
- Oporto blanco.
- Unas hojitas de menta fresca.

PREPARACIÓN:

- En primer lugar cortamos el melón por la mitad, le quitamos las semillas y hacemos bolitas con un sacabocados para frutas. Si no lo tenemos lo cortamos en cuadraditos. Reservamos.
- En un cazo ponemos el agua, el azúcar, el zumo y la cáscara del medio limón ( sólo la parte amarilla, la parte blanca no que amarga )
- Ponemos el cazo al fuego y dejamos hervir 4 minutos.
- Añadimos al cazo las bolitas de melón, y cuando rompa a hervir apartamos del fuego, tapamos, y dejamos que repose 5 minutos.
- Colamos el almíbar y dejamos que las bolitas escurran.
- Dejamos que el almíbar se enfríe del todo.
- Ponemos las bolitas en un bote, echamos un buen chorro de Oporto blanco, una o dos hojitas de menta fresca y terminamos de cubrir con el almíbar frio.
- Cerramos el bote y a la nevera.



    Después de unos días de reposo está más rico, para que el melón coja bien el saborcito del licor y la menta.
    Si queréis preparar un bote para regalar, podéis cerrarlo al vacío hirviéndolo al baño maría 20 minutos.

   




    Seguro que hacéis feliz a quien se lo regaleis. Estos detalles caseros siempre gustan muchísimo !

    Espero que os haya gustado la receta.

   Bicos, Gaby.